- Por ingestión de quistes en las heces de otros gatos (sobre todo los de vida libre).

Posted on

Amebiasis es el nombre de la enfermedad causada por la ameba Entamoeba histolytica, un protozoario que puede causar graves síntomas gastrointestinales, como diarrea sanguinolenta y absceso en el hígado.

La amebiasis intestinal es una enfermedad que se produce cuando el individuo se contamina con la ameba Entamoeba histolytica. La transmisión ocurre por vía fecal-oral, o sea, una persona contaminada elimina el parásito en las heces y otra, de alguna forma, acaba ingiriéndolo. La Entamoeba histolytica eliminada en las heces se encuentra bajo la forma de quistes, que son muy resistentes a los medios hostiles, pudiendo sobrevivir en el ambiente durante varios meses. En la mayoría de los casos la Entamoeba histolytica tiene un comportamiento comensal, es decir, vive en armonía con el hospedero, alimentándose do nuestros alimentos y no produciendo síntomas. Los trofozoítos se multiplican en el colon de forma binaria y vuelven a formar quistes, que son eliminados en las heces. Entre los factores de riesgo para amebiasis sintomática podemos citar: Como ya se explicó, más del 90% de los pacientes contaminados con Entamoeba histolytica no presenta síntomas. La forma de presentación más común es el absceso hepático, que ocurre en hasta 5% de los pacientes con amebiasis intestinal sintomática. Los síntomas más comunes del absceso hepático por la ameba son fiebre y dolor en la región del hígado (cuadrante superior derecho del abdomen). Habitualmente se hace el diagnóstico de la infección por Entamoeba histolytica mediante examen parasitológico de heces (EPH).

Para entender bien la forma de contagio (infección) a las personas, es importante conocer el ciclo biológico del parásito:

  • Dolores estomacales
  • Náuseas o vómitos
  • Aumento o pérdida de apetito
  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Fatiga, cansancio, debilidad
  • Gases intestinales
  • Dolores de cabeza
  • Presencia de parásitos en las heces

Como los quistes y trofozoítos no son eliminados de forma constante por las heces, son necesarias como mínimo 3 muestras colectadas en días diferentes para hacer el diagnóstico.

La serología, que consiste en la investigación de anticuerpos contra la Entamoeba histolytica, también es una opción, siendo positiva en más de 90% de los pacientes con amebiasis intestinal. En otras ocasiones la infección es más agresiva y aguda en forma de disentería con fiebre, diarrea con moco, pus y sangre y malestar general. La amebiasis puede confundirse fácilmente con una enfermedad inflamatoria intestinal y es importante una sospecha clínica y los antecedentes epidemiológicos. El adecuado control sanitario del agua que se utiliza para beber y preparar o lavar los alimentos es el mejor método para prevenir la infección por amebas. Es efectiva para el tratamiento de la criptosporidiosis en huéspedes normales, niños desnutridos y pacientes con infección por HIV con recuentos elevados de células CD4+. Las infecciones humanas se deben a la ingestión de quistes viables; la infección por esta ameba indica contaminación de alimentos y bebidas o mala higiene personal. examen parasitológico seriado de heces seriado positivo en pacientes del Policlínico Los síntomas que puede ocasionar son malestar, falta de apetito, distensión abdominal, diarrea, dolor cólico y estreñimiento que alterna con diarrea. Actualmente se aconseja el tratamiento si hay síntomas o si se detectan cantidades importantes de parásitos en 3 muestras consecutivas de heces.

- Por ingestión de quistes en las heces de otros gatos (sobre todo los de vida libre).

Los síntomas que ocurren con la invasión del tejido incluyen diarrea intermitente y estreñimiento, flatulencia y dolor abdominal tipo cólico.

Los síntomas de un paciente afectado por endolimax nana van desde la diarrea leve hasta una disentería severa, en ocasiones estas infecciones intestinales incluyen abscesos en el hígado. Uno de los síntomas que caracterizan a esta enfermedad se manifiesta con episodios de heces semilíquidas frecuentes que a menudo contienen sangre, moco y trofozoítos vivos. En el caso de pacientes que presentan sintomatología persistente y estudio de heces negativo, se recomienda realización de ELISA en heces (Ag de G. lamblia). Entamoeba histolytica La clínica se inicia tras la ingestión de quistes que pueden estar en alimentos y/o aguas contaminadas o por déficit de higiene de manos. Con clínica de enfermedad aguda, básicamente clínica digestiva, es lo que se conoce como amebiasis intestinal invasora aguda o colitis amebiana disentérica. En casos de pacientes malnutridos o inmunodeprimidos, pueden presentarse casos de colitis amebiana fulminante, con perforación intestinal y formación de amebomas con cuadros de obstrucción intestinal asociados. Cursa con: dolor abdominal, de tipo cólico, con alternancia de periodos de diarrea y estreñimiento, tenesmo leve, náuseas, distensión abdominal, meteorismo y borborigmos. Trichuris trichiura Es un geohelminto que produce clínica por la ingesta de huevos embrionados procedente de alimentos, tierra o aguas contaminadas. Se han de extremar las medidas de higiene personal y la eliminación de heces ha de ser adecuada, utilización de agua potable y correcto lavado de alimentos.

En este primer contacto con el toxoplasma, la enfermedad es de forma intestinal, la cual puede ser totalmente asintomática o presentar en algún caso diarrea.

Clínica Puede ser digestiva: dolor abdominal difuso, por irritación mecánica, y, con menos frecuencia, meteorismo, vómitos y diarrea.

Diagnóstico Observación del parásito o de sus huevos en heces o de las larvas en esputo o vómito gástrico, si coincide con su fase pulmonar. La clínica digestiva es: dolor en epigástrico, náuseas, pirosis y, ocasionalmente, diarrea. Diagnóstico Observación de huevos del parásito en las heces. Clínica digestiva: la intensidad de la sintomatología está en relación con el grado de parasitosis, en general: dolor epigástrico, vómitos, anorexia y períodos de diarrea que se alternan con estreñimiento. Diagnóstico La visualización del parásito en heces es difícil porque el parásito se elimina de forma irregular. Hymenolepis nana Los huevos son ya infectantes al salir por las heces y son ingeridos por escasa higiene. Posteriormente, pasa a la luz intestinal y forma el parásito adulto con capacidad productora de huevos. Puede aparecer dolor abdominal, meteorismo, diarrea y, si la infección se prolonga en el tiempo, puede afectarse el peso. Taenia solium y Taenia saginata El humano parasitado elimina proglótides y huevos por las heces, que son ingeridos por animales, cerdo en T. solium y vaca en T. saginata.

Los parásitos intestinales son causados ​​a menudo por la falta de higiene, el contacto con animales, agua o alimentos infectados.

Los huevos que están en las heces eclosionan y, en forma de miracidia, penetran en los caracoles.

Diagnóstico El examen de heces tras concentración o de bilis obtenida por sondaje puede demostrar la presencia de parásitos. Dependiendo de la especie, localizaremos los huevos en heces o en orina, por donde salen del organismo y continúan el ciclo vital del parásito (Tabla V). Los signos y síntomas son: escalofríos, tos, dolor abdominal, diarrea, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, erupción cutánea (urticaria en ocasiones), linfadenopatía y hepatoesplenomegalia leve. Esquistosomiasis intestinal y enfermedad hepática La esquistosomiasis intestinal puede producir: dolor abdominal, diarrea y sangre en las heces. Diagnóstico Detección de los huevos del parásito en muestras de heces u orina. En el intestino puede producir obstrucción intestinal, que es la complicación más frecuente y afecta a 1500 niños infectados. 15 El déficit de lactasa está presente en el 40% de los casos de infección (aun sin diarrea), y tarda aproximadamente un mes en normalizarse a pesar del tratamiento adecuado. 23 Los huevos aparecen a los 40 días de la infección en las heces, impidiendo el diagnóstico precoz.