Las enfermedades de los gatos que afectan a los humanos

Posted on

el parásito intestinal más común en los perros y gatos

La tenia felina Estamos hablando de un parásito intestinal llamado Dipylidium caninum, comúnmente denominado tenia del gato. Los gatos infectados con parásitos pueden tener mil síntomas o ninguno. Desde unComo te damos las claves sobre cómo saber si tu gato tiene parásitos. Los Anquilostomas (Ancylostoma) son parásitos succionadores de la sangre que viven en el intestino delgado del gato. Las ascárides son más comunes en gatos jóvenes, y tienen una doble complicación: son muy resistentes a los tratamientos, y se contagian fácilmente a las personas. La Coccidia no es estrictamente un parásito, sino un protozoo parásito que afecta a perros y gatos principalmente. Es otro tipo de protozoo parásito que afecta a gatos y perros y, en este caso, no suele presentar síntomas. Si tu gato tiene parásitos o como medida preventiva, deberás desparasitarlo y acabar con estos pequeños enemigos. Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo saber si mi gato tiene parásitos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Giardia en gatos ¿por qué se enferman los gatos?:

  • Anorexia
  • Depresión
  • Perdida de peso
  • Conjuntivitis
  • Disnea
  • Vocalización reducida
  • Diarrea
  • Plumaje de baja calidad
  • Ausencia de muda
  • Muerte súbita

Dentro de este grupo, los gatos se ven afectados con frecuencia por dos tipos de parásitos: Ascáridos y Ancylostómidos.

Existen otros parásitos que pueden afectar a gatos, sobre todo en colectividades (criaderos, albergues, colonias o refugios, por ejemplo). El gato y otros felinos son el único hospedador definitivo del parásito (en el gato, tiene lugar su reproducción sexual). El 90 % de las personas contagiadas presenta síntomas localizados con inflamación persistente en la herida ocasionada por el gato e inflamación de los ganglios linfáticos regionales cercanos a la herida. Es posible que los humanos se contagien de los parásitos felinos, especialmente si el gato está dentro de la casa. Los niños son más propensos a tener parásitos porque ellos ponen sus manos en sus bocas y comen casi todo, a veces incluso heces de gato. El gato no puede comerse al humano, por lo tanto el parásito se dedica, aparentemente, sólo a la diseminación, al control mental y a la supervivencia. Es sólo que los humanos muy rara vez son presa de los gatos”. Esto aclara por qué los ratones que están bajo el efecto del parásito le pierden el miedo a los gatos, poniéndose en riesgo: están bajo la exaltación de la dopamina. Los gatos son los animales domésticos favoritos de millones de personas en el mundo.

¿Qué tipos de parásitos internos afectan a los gatos?

  • vómito repetido, cada pocas horas
  • heces con sangre
  • fatiga extrema
  • temblores o convulsiones
  • tics nerviosos
  • pérdida de conocimiento

Los gatos se infectan con el Toxoplasma gondii si comen ratones con quistes de estos parásitos en sus tejidos.

Los gatos son los portadores finales del parásito, que reside en sus intestinos y produce ooquistes (una forma latente del parásito) que son expulsados con sus heces. Se sabe por otros estudios que el parásito ha demostrado la capacidad de alterar el comportamiento de ratas, haciéndolas menos temerosas de los gatos. Al no temerle al gato, la rata con toxoplasmosis es fácilmente consumida por el gato, que queda infectado garantizando la supervivencia del parásito en su principal portador. Pero poca gente sabe que los gatos son los principales porteadores de un parásito que puede provocar importantes problemas de salud en el ser humano. Se puede convivir perfectamente con un felino sin contraer nunca el parásito, máxime si no sale de casa: son los gatos callejeros los que portan la enfermedad en mayor número. La costumbre de besar y dejarse lamer por perros y gatos también favorece la transmisión de parásitos. En los gatos hace ciclo completo y se vuelve a diseminar; en perros o personas no logra hacer el ciclo intestinal, pero forma quistes microscópicos en diversos lugares del cuerpo. Una de las afecciones más habituales que pueden sufrir nuestros perros y gatos es la presencia de parásitos intestinales. Desafortunadamente, hay muchas formas de que nuestro perro o gato - sobre todo el perro - se contagie de estos parásitos.

¿CÓMO AFECTAN LAS PULGAS A MI GATO?

  • Uso externo: pipetas (spot on) y collares. Tambien champus y lociones.
  • Uso interno: Orales (pastillas).

No creas que, porque tu gato ronda siempre por casa, se libra del riesgo de contraer parásitos internos.

Pulgas saltarinas: combate sin tregua a las pulgas; estos diminutos insectos pueden albergar parásitos y transmitirlos a los gatos mediante su picadura. Zoonosis: recuerda que las lombrices de los gatos también pueden contaminar a las personas, y en este caso la infestación se llama zoonosis, de ahí la importancia de tratarlas enseguida. Algunos de estos parásitos, además, pueden ser trasmitidos al hombre desde el perro o el gato. Este parásito se puede trasmitir a las personas sobre todo niños si ingieren pulgas que previamente han ingerido huevos de las heces de un perro infestado. Resumiendo, no hay muchos parásitos de perros y gatos que se puedan trasmitir a las personas; estos descritos, son los principales. Con unas pequeñas normas sanitarias y los consejos de un veterinario, no tenemos por que tener miedo a los parásitos intestinales de perros y gatos. A continuación, exponemos las enfermedades que los gatos pueden transmitir a los humanos con relativa frecuencia. Esta es la enfermedad más conocida causada por un parásito que se encuentra en el intestino y se deposita en la materia fecal de los gatos. Esta enfermedad es difícil de tratar, tanto en humanos como gatos y puede llegar a ser letal.

Esta causada por un Coccidio llamado Toxoplasma Gondii, que infecta prácticamente a todas las especies de sangre caliente incluidas las personas, siendo el gato su hospedador definitivo.

-Ascárides Las ascárides son más comunes en gatos jóvenes, y tienen una doble complicación: son muy resistentes a los tratamientos, y se contagian fácilmente a las personas.

-Giardiasis Es otro tipo de protozoo parásito que afecta a gatos y perros y, en este caso, no suele presentar síntomas. Por ello, el dueño debe tener a su gato desparasitado y administrarle las pipetas que el veterinario le recete, para mantenerle libre de parásitos. De hecho, entre el 15 y el 30% de las personas que tienen otras alergias, sufren también reacciones alérgicas frente a gatos y/o perros. El problema, sin embargo, viene cuando esta bacteria se transmite de los gatos a los seres humanos, afectando a la faringe, amígdalas y laringe. Es una infección zoonótica cosmopolita causada por los gusanos nematodos parásitos Toxocara canis y Toxocara cati, proveniente de perros y gatos respectivamente. Este último parásito se contagia a través de las heces, por lo que cuando se diagnostica siempre debemos buscar pulgas en nuestros gatos o en el ambiente. Descubre como es este parásito, como se contagia en los gatos, que síntomas tiene la giardia y como es su tratamiento! La giardia en gatos es una pequeña maldición, que una vez instalada, no es tan fácil de eliminar a la primera (sobre todo si tienes más de un gato). La giardia es un protozoo flagelado que vive parasitando el intestino de gatos, pero puede afectar también a otros animales, como perros y humanos.

¿La gastroenteritis en gatos puede matar a mi gato ?

El contagio de giardia en gatos se da de varias formas: La giardia es un parásito del gato y daña su cuerpo.

La giardia en gatos hace que las grasas se absorban mal en el tracto intestinal, y por consiguiente las vitaminas liposolubles como A, B, E y K tampoco se absorben. (Bueno, en gatos, perros o humanos, es igual). – Por eso es tan difícil librarse de las infestaciones por giardia en gatos, porque son unos parásitos “mutantes” muy sofisticados! Desgraciadamente, así es, puede traspasarse la giardia de gatos a humanos. Las tenias son unos gusanos con forma aplanada que viven en el intestino de personas y animales, entre ellos los gatos. Esto se da porque los huevos del parásito salen por el ano del gato junto con partes del gusano (llamados proglotis) que se mueven por la zona anal. Formas de contagio: Como hemos dicho, no solo los gatos pueden verse afectados por tenias, sino también los humanos, lo que hace que la prevención sea fundamental. humano; así mismo, entre las que afectan a los gatos, tampoco lo son la leucemia, Los gatos pequeños puede ser que tengan lombrices porque su madre también las tenía, en este caso, los gatos heredan los parásitos de su madre.

Gastroenteritis en Gatos tratamiento (tratamiento gato con diarrea leve):

4 Si tu gato presenta alguno de los síntomas explicados en el punto anterior, puede ser que padezca de parásitos intestinales.

El remedio consiste en aplicar aceite del árbol del té en el ano del gato para ayudar a que elimine los parásitos intestinales de forma externa. Muchos parásitos y agentes patógenos causan gastroenteritis en gatos. El organismo de gatos (y humanos!) Cuando vuelva a comer, ofrece a tu gato piensos (croquetas) específicos para gatos con problemas digestivos durante unos días. Una de sus propiedades es ayudar a regular el tránsito intestinal de gatos, debido a la fibra que contiene. No es que seamos negativos (me encanta el buen tiempo) pero aprovechando la coyuntura, hoy vamos a hablar de los parásitos externos que pueden atacar a tu gato. En los gatos, los parásitos externos más comunes son las pulgas, las garrapatas, ácaros y piojos. El género más común en gatos es Ctenocephalides felis felis que es la más abundante en EEUU y Europa, pese a su nombre afecta a más animales que al gato. Cuando el gato come la pulga durante el lamido, se infecta de este parásito interno.

Parásitos en gatos y contagios a humanos

  • Las bacterias  Bartonella son las  responsables de la enfermedad del arañazo de gato en humanos.

PIOJOS Los son bien conocidos por los humanos, pero también hay una especie, que afecta al gato. Estos piojos prefieren a los gatos viejos, de pelo largo y pueden transmitir , un helminto parásito de las mascotas. Como en el caso de los , algunas personas prefieren no administrar químicos de forma periódica a los gatos como prevención, sino sólo tratarlos en el caso de que los presenten. ¿Qué tipos de parásitos puede tener un gato? Si quieres saber lo más relevante sobre parásitos y gatos, continúa leyendo. Así pues, hay que distinguir entre dos tipos de parásitos que pueden tener los gatos: Tanto los parásitos internos como los externos pueden llegar a causar daño en el gato. Otros parásitos externos como la sarna o las garrapatas pueden llegar a ser muy dañinos para los gatos. En el caso de los parásitos internos, son un problema común que afecta a casi todos los gatos en algún momento de su vida. Esto es más sencillo si el gato solo vive en casa, pero mucho más complejo cuando tiene acceso al exterior, y muchísimo más común en gatos asilvestrados.

Las enfermedades de los gatos que afectan a los humanos

Desparasitar es un proceso imprescindible para eliminar cualquier tipo de parásito del gato, tanto a nivel interno como externo.

Ahora bien, no tiene el mismo riesgo de contraer parásitos un gato doméstico que no tiene contacto con otros animales que un gato que tiene acceso al exterior, por ejemplo. Si bien un gato doméstico no está exento de contraer parásitos (a través del contacto con otros animales, alimentos, que nosotros mismos los traigamos en los zapatos, etc.) En esos casos, el veterinario procederá a solicitar un análisis de heces para determinar qué parásitos tiene el gato. LAS CHEYLETIELLAS son ácaros que afectan con relativa frecuencia a los gatos. Son varios los PARÁSITOS INTERNOS que pueden afectar a nuestros gatos. El parasitismo es bastante común en los gatos y, dependiendo del parásito, puede presentarse con independencia de la edad, raza o sexo. Una gran parasitación puede acabar con la vida del gato, ya que son capaces de provocar gastroenteritis hemorrágicas e incluso obstrucción intestinal. Podemos decir que, el Toxascaris leonina y el Toxacara cati, son los parásitos que con más frecuencia nos podemos encontrar en los gatos, especialmente en cachorros y gatos jóvenes. Si te estás preguntando, ¿si mi gato tiene parásitos me puede contagiar?.

A continuación lo vemos más detalladamente: Tal y como hemos visto anteriormente los parásitos en los gatos pueden ser tanto exteriores como interiores.

El gato también puede verse infestado por parásitos internos, especialmente lombrices intestinales y otros gusanos como la tenia o los oxiuros. Retira siempre las heces lo antes posible para evitar que el gato pueda pisarlas y esparcir los posibles parásitos por otros lugares. La tenia es un parásito interno que afecta en todo el mundo a los mamíferos, principalmente a roedores, perros y gatos, pero también a las personas. Si el gato está infestado por estos parásitos, durante el acicalamiento es muy posible que ingiera alguna de ellas. Como todos los gatos son susceptibles de ser atacados alguna vez por estos indeseables parásitos, lo ideal es realizar tratamientos preventivos de forma rutinaria. Las pulgas son un problema todo el año y son los parásitos externos más frecuentes en los gatos. Los parásitos se convertirán en adultos y vivirán en el intestino del gato. En gatos adultos con muchos parásitos, podemos llegar a verlos en el vómito. La toxoplasmosis es causada por un parásito de la materia fecal de los gatos.

Los gatos muy raramente muestran signos de tener el parásito.

Es difícil tratarla tanto en los humanos como en los gatos y generalmente es fatal. Las infecciones de parásitos de los gatos pasan a los humanos a través de la materia fecal. Además de propagarse de gatos a seres humanos, el parásito T. gondii puede contraerse por transmisión congénita de madre a hijo o por consumir alimentos poco cocinados. De hecho se ha llegado a relacionar la esquizofrenia con el toxoplasma, parásito habitual en los gatos. Buena parte de las personas que convivimos con gatos vemos en ellos unos animales simpáticos y tiernos que en ocasiones, todo lo más, nos dan algún arañazo que otro. En cualquier caso, según estos mismos expertos los mordiscos humanos son más peligrosos que los de perros y gatos por el número de gérmenes transmitidos. Está constatado que los gatos infectados –y otras seis especies de felinos- pueden transmitir a los humanos ese parásito. En cuanto al contagio se produce cuando estando un gato infectado defeca excretando los ooquistes del parásito en las heces. En todo caso la presencia de estos parásitos en gatos nos alerta de la presencia de pulgas en el gato y/o el ambiente. Finalizamos diciendo que también la Giardia puede afectar a las personas y de ahí que sea muy importante diagnosticar y tratar adecuadamente a los gatos enfermos de Giardiasis. Y debe saberse que la presencia de Giardia es relativamente frecuente en el ambiente y muchos gatos adultos pueden ser portadores del parásito sin manifestar ningún tipo de signos.